La “Xylella fastidiosa” es una bacteria fitopatógena sin tratamiento conocido que ataca hasta la muerte a una gran variedad de plantas como la vid, el olivo, el almendro, el ciruelo, el melocotón y el limonero, así como otros que no producen frutos, como el laurel. Esta bacteria es tan temida por agricultores que son muchos los que ocultan que sus cultivos están infectados por ella.

bacteria

Un grupo de investigadores, liderado por varios españoles, ha logrado detectar la infección en olivos enfermos a través de imágenes aéreas antes de que los síntomas sean visibles, de esta manera, aunque no se pueda salvar a las plantas infectadas, sí se podrá detener el avance de la epidemia.

bacteria1

Imagen tomada por una cámara hiperespectral que muestra en verde la zona afectada en las copas de los árboles.

La bacteria es originaria de América, identificada por primera vez a finales del siglo XIX en viñedos de California. Llegó en 2013 a Europa siendo detectada por primera vez a en el sur de Italia, en España comenzó afectando a los olivos de Ibiza y Mallorca, hasta que en 2017 le tocó el turno a los almendros de Alicante y, recientemente, a unos pocos olivares de Madrid, el tratamiento era el de detectar la infección a tiempo, y arrancar los árboles cercanos manteniendo la zona en cuarentena. Uno de los inconvenientes que presenta esta bacteria es que los árboles afectados pueden permanecer asintomáticos durante más de un año mientras infectan a otros.

bacteria2

Olivos arrancados tras verse afectados por la ‘Xylella fastidiosa’

Escaneo desde el aire

Para lograr una detección temprana del ataque de la bacteria, un grupo de científicos del instituto cordobés, del Centro Conjunto de Investigación, dependiente de la Comisión Europea, y tres universidades europeas han diseñado un método que detecta los primeros síntomas aún antes de que sean visibles.

Mediante un análisis aéreo con aviones o drones a los cuales se instalan sensores hiperespectrales y térmicos, se realiza un escaneo de las copas de los árboles, posteriormente, esas imágenes aéreas son analizadas mediante el uso de un algoritmo que contrasta las alteraciones fisiológicas causadas por la infección de la Xylella y se examina en qué estado se encuentra la planta. Es como si se tomara la temperatura a los enfermos.

La X. fastidiosa va tapando los xilemas de la planta (la red vascular que transporta agua y nutrientes) a medida que avanza la infección. Esto afecta a su capacidad para la evapotranspiración, lo que hace que aumente la temperatura, aumento que capta la cámara térmica. A esto se suma, la degradación de los pigmentos que nos lleva a una menos capacidad para realizar la fotosíntesis afectando a la absorción de la luz.

bacteria3

Para comprobar la veracidad de los resultados obtenidos por las cámaras los autores del estudio analizaron sobre el terreno más 7.000 olivos de una veintena de fincas que habían sido fotografiadas desde el cielo. Tras la inspección ocular y el análisis en el laboratorio de las muestras de campo tomadas, el resultado llegó a ser de un 80% de acierto, además la mayor parte de los falsos positivos se acabaron confirmando.

Ante situaciones como la de la X. fastidiosa se puede observar la gran utilidad que puede tener dentro del ámbito de la agricultura el empleo de la Teledetección junto con el uso de los drones o aviones no tripulados o VANTs.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Formación de calidad impartida por profesionales

semipresencial-agricultura-precision-UMA 

Fuentes:

Xylella fastidiosa
A la caza de la bacteria que está matando a los olivos
Drones para salvar a los olivos de la ‘Xylella fastidiosa’
La lucha contra la xylella llega del cielo: Drones especiales detectan la plaga antes de los síntomas sean visibles