Uno de los elementos clave que más debemos cuidar y prestar atención, tanto por seguridad como si no queremos cada poco rascarnos el bolsillo, son las baterías. Estos son los elementos que proporcionan energía a los componentes de nuestro dron. Las hay de varios tipos: Ni-Cd, níquel metal hidruro, aunque las más utilizadas son las de polímero de litio (LIPO). Tienen la ventaja de que son pequeñas y ligeras, se cargan rápidamente y que suministran energía muy rápido, aunque hay que tener cuidado por su facilidad de combustión si están perforadas, sobrecargadas o en caso de cortocircuito.

En esta entrada os daremos algunos consejos para lograr alargar lo máximo posible la vida útil de nuestras baterías y no llevarnos ningún susto por manipulación incorrecta.

batería

Lo primero a tener en cuenta es que cada batería está compuesta a su vez por una serie de celdas. Estas celdas pueden estar conectadas en serie o en paralelo, la diferencia es que las que están conectadas en paralelo aumentan el amperaje y tienen mayor capacidad de descarga, mientras que las que están conectadas en serie aumenta el voltaje y tienen menor capacidad de descarga.  O lo que es lo mismo en serie mayor tensión y en paralelo mayor intensidad.

La capacidad de descarga mencionada es también un punto clave a tener en cuenta, hace referencia a la capacidad de entregar energía en momentos concretos y de forma segura, esta se identifica por un número, seguido de una C. Por ejemplo si tenemos una batería con 4.000 mah y tipo 1C, quiere decir que es capaz de suministrar esa energía durante una hora, si fuera del tipo 2C, entregaría el doble de energía, es decir, 8 amperios pero en la mitad de tiempo, y así sucesivamente.

Por lo que cuando compremos un dron deberemos fijarnos tanto en la capacidad de su batería, que viene indicada en mah, como en su capacidad de descarga indicada con la letra C. Y sobre todo cuando cambiemos de batería atender a estas especificaciones y sustituirla por una que las cumpla y que sea oficial, si queremos evitar daños en él.

Generalmente las baterías de nuestros drones se conectan en serie, de forma que la tensión nominal total siempre será un múltiplo de 3,7 V. No obstante, ofrecen un margen de trabajo que varía entre los 4,2 voltios por celda cuando están cargadas al cien por cien, y los 3 voltios cuando se están agotando. Debemos siempre recordar no descargar más de 3,3 V por celda ni cargar más de 4,2 V, ya que los daños podrían ser críticos e irreversibles, en vuelo nunca descargar por debajo de los 3,6 V. El siguiente cuadro nos resultará muy útil para tener en cuenta los estados de la batería y actuar consecuentemente:

cuadro batería

 

Por eso cuando estemos volando tendremos que prestar especial atención a los avisos luminosos que nos indiquen que el estado de la batería se encuentra en niveles bajos, dependiendo del modelo de dron estos avisos variarán. También podremos consultarlo a través de la aplicación móvil o Tablet, si nuestro dron cuenta con ello.

 

poca bateríapoca batería 2

 

ALMACENAMIENTO Y RECOMENDACIONES:

Los drones más avanzados, como el dji phantom 4 pro, incorporan un avanzado sistema de gestión de la batería en su interior para evitar la sobrecarga y el exceso de descarga. Además cuando se almacenan durante un largo período, las baterías se descargarán para mantenerse en buen estado.

No obstante, nunca viene mal recordar la teoría para saber cómo almacenar nuestra batería siempre en idóneas condiciones. Por ejemplo, es muy recomendable que si no vamos a utilizar el dron durante una temporada (10 días o más) descarguemos la batería en torno a un 40-65%, ya que esto puede aumentar considerablemente la vida de la batería.

También hay que recordar no almacenar la batería durante un período de tiempo prolongado después de descargarla completamente, ya que esto podría provocar una descarga excesiva de la batería y las celdas podrían sufrir daños irreparables. Hay que procurar en lo posible realizar un ciclo completo de carga/descarga de la batería al menos una vez cada tres meses para conservar su buen estado. Si no se va a utilizar durante una larga temporada, cada cierto tiempo tendremos que procurar revisarlas en aspecto y voltaje, y adquirir una bolsa ignífuga para prevenir posibles incendios.

bolsa ignifiguabolsa ignifigua 2

Por norma general, por lo tanto, nunca deberemos almacenar las baterías ni a punto de acabarse ni plenamente cargadas. Es muy recomendable en este sentido, que después de una jornada de vuelo cuando lleguemos a casa, pongamos las baterías a cargar para dejarlas entre un  25 y un 50%.

Por supuesto nunca dejar las baterías cerca de fuentes de calor, la temperatura ideal de almacenamiento es de 22°C a 28°C, y mantenerla alejada de objetos metálicos como gafas, relojes…

No cargar la batería inmediatamente después del vuelo, ya que es posible que la temperatura de la batería sea demasiado alta. En este aspecto, no deberemos cargar la batería hasta que alcance una temperatura cercana a la ambiente. La carga de la batería fuera del rango de temperaturas de 5 ° C a 40 ° C puede provocar fugas, recalentamiento o daños en la batería.

Aunque ahora muchas baterías inteligentes están preparadas para detener la carga cuando estén llenas, es recomendable controlar siempre el proceso y desconectar las baterías cuando estén totalmente cargadas, sobre todo porque si se encuentran en mal estado pueden llegar a estallar y arder.

Deberemos asegurarnos de que las baterías estén completamente cargadas antes de cada vuelo y comprobar que no están hinchadas y encajan perfectamente en su compartimento, de lo contrario, si presentaran un aspecto anormal por seguridad tendremos que inutilizarlas. El uso de las baterías se deberá realizar a temperaturas entre -10 ° C y 40 ° C. El uso de la batería en entornos por encima de 50 ° C puede provocar un incendio o una explosión. El uso de la batería por debajo de -10 ° C puede provocar daños permanentes.

Debemos prestar atención a no utilizar la batería en entornos con cargas electrostática o electromagnética. De lo contrario, la tarjeta de control de la batería puede funcionar incorrectamente y provocar un accidente grave durante el vuelo.

Cuando la vida de la batería haya llegado a su fin, desecharemos la batería en cajas de reciclaje específicas solo después de una descarga completa, no las tiraremos en contenedores de basura habituales. Podemos llevarlas a puntos limpios o a un punto de reciclaje de baterías. A la hora de reemplazar las baterías lo haremos por las oficiales del fabricante si no queremos llevarnos sorpresas desagradables.

batería reciclaje

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Formación de calidad impartida por profesionales

Curso Avanzado Semipresencial de Piloto de drones avanzado phantom 4 pro          Curso Avanzado Online de Piloto de drones avanzado phantom 4 pro